Quiste pancreático: ¿qué es y cómo se trata?

El quiste del páncreas se denomina patología y se acompaña de la formación de estructuras abdominales en las capas del órgano.

Estos tumores contienen secreción pancreática y detritos tisulares. En la cavidad del quiste, las células pancreáticas mueren gradualmente y en su lugar se forman tejidos fibrosos.

Esta enfermedad es extremadamente peligrosa, ya que el tumor puede ser maligno, es decir, degenerar en cáncer.

Causas del desarrollo

El quiste PZhZh puede desarrollarse en cualquier persona, independientemente de la edad y el sexo. En algunos pacientes, esta enfermedad puede ser congénita. Junto con el quiste PZHZH, tienen lesiones quísticas y otros órganos:

  • ovarios (en mujeres);
  • los riñones
  • cerebro
  • el higado

Más a menudo, el quiste PZhZh se desarrolla en el fondo:

  • pancreatitis aguda;
  • Lesión PZhZh;
  • corto cierre del conducto excretor o alteración de su funcionamiento;
  • helmintiasis, en particular, equinococosis, cisticercosis;
  • Tumores PZHZH.

Si hablamos de otros factores que predisponen a esta enfermedad, entre ellos se encuentran:

  • abuso del alcohol;
  • JCB;
  • obesidad
  • intervenciones pospuestas en el tracto gastrointestinal;
  • Diabetes mellitus (especialmente tipo 2).

Si un paciente tiene síntomas que incluso se parecen a la clínica de quistes PZHZh, es necesario estudiar su historia en detalle. Si tiene alguna de las condiciones anteriores, el médico tiene todas las razones para sospechar que un paciente tiene una formación quística en el páncreas.

Clasificación

Según la clasificación generalmente aceptada, el quiste PJA es:

  1. Verdadero (innato). Tal neoplasia se forma antes del nacimiento del niño. No aumenta, y su cavidad está revestida solo con células del epitelio escamoso. Los quistes verdaderos, formados debido a la obstrucción de los conductos de PZhZh, provocan procesos inflamatorios que, a su vez, causan la formación de tejido fibroso ("fibrosis quística" o poliquística).
  2. Falso Tal neoplasia también se llama pseudoquiste. Estos quistes aparecen en el fondo de lesiones inflamatorias, lesiones u otros factores secundarios que afectan a la PZHZH.

Los tumores quísticos pueden tener diferente localización. Pueden aparecer tanto en la cabeza (15% de los casos) como en el cuerpo o la cola (85%) de la glándula. En el 90% de los quistes es una enfermedad secundaria que se desarrolla en el fondo de la pancreatitis. Y solo en el 10% de los casos el proceso patológico se produce después de la lesión.

Los quistes que se desarrollaron después de que una persona sufriera pancreatitis, tienen su propia clasificación: Atlanta. Según esta gradación, se dividen en:

  1. Afilado Tales quistes se forman rápidamente, no tienen paredes claras y estructuradas. La cavidad del tumor se puede formar a partir de los conductos del páncreas, su capa paematológica o celulosa.
  2. Subaguda o crónica. Tales quistes se desarrollan después del final de la fase aguda de la patología. Se caracterizan por la formación de paredes de la cavidad, que consiste en tejidos granulomatosos o fibrosos.
  3. Abscesos En este proceso patológico, la cavidad quística contiene exudado purulento. Esta es una forma muy peligrosa de la enfermedad que requiere una intervención médica inmediata.

De acuerdo con la naturaleza de la enfermedad, los quistes de PZhZh se dividen en complicados y sin complicaciones.

Los síntomas

Las manifestaciones clínicas de los quistes y el tratamiento dependen directamente del tamaño, número y ubicación del tumor. Con los quistes pequeños, el paciente no presenta ninguna queja, por lo que rara vez se diagnostican.

Pero cuando el quiste crece y alcanza un gran tamaño, comienza a ejercer presión sobre los tejidos y órganos adyacentes. Como resultado, los pacientes comienzan a quejarse de los síntomas en forma de:

  1. Dolor de diferente localización e intensidad. Pueden aparecer periódicamente, es decir, ser de naturaleza paroxística (como en la pancreatitis), o pueden estar presentes permanentemente, pero ser menos pronunciadas. Especialmente a menudo la fuente de dolor se encuentra en la boca del estómago, en el hipocondrio. A veces el dolor puede irradiarse hacia la espalda.
  2. Educación abultamientos en la parte superior del abdomen. Este síntoma se observa con tamaños bastante grandes de quistes PJA.
  3. Trastornos dispépticos característicos de la insuficiencia pancreática. Diarrea, flatulencia, distensión abdominal: todos estos signos pueden indicar un quiste PZHZH. Además, la mayoría de los pacientes pierden peso drásticamente y también notan la presencia de partículas de alimentos no digeridas en las heces.
  4. La decoloración de las heces se produce en el contexto de oscurecimiento de la orina, que adquiere un toque de cerveza oscura.
  5. Ictericia mecánica. El síntoma se acompaña de una picazón severa en el cuerpo y es una consecuencia de la compresión del quiste con aumento del tracto biliar.
  6. Trastornos dispépticos: náuseas, pérdida de apetito, vómitos (cuando se comprimen por el quiste del duodeno).

Los quistes grandes PZHZH no son tumores inocuos. Al apretar los órganos adyacentes, puede llevar a:

  • supuración o absceso (manifestado por fiebre);
  • ruptura de quistes;
  • sangrado
  • Formación de fístulas.

Complicaciones

El quiste pancreático es muy peligroso, ya que puede renacer como cáncer. Las cavidades quísticas pueden formarse a partir de células benignas o malignas.

Cáncer PZHZH - condición muy peligrosa y grave. Es casi imposible curarlo, ya que se acompaña de metástasis rápidas y extensas a otros órganos.

Pero los quistes benignos no son menos peligrosos debido a su tendencia a romperse. La consecuencia de esto a menudo se convierte en peritonitis extensa, incluso purulenta.

Otra complicación del quiste PZHZH es la formación de fístulas. Tal condición es extremadamente peligrosa debido al alto riesgo del acceso de una infección secundaria con todas las consecuencias subsiguientes.

Los quistes de gran tamaño comprimen el tejido y los vasos sanguíneos de la glándula y otros órganos de la cavidad abdominal, causando complicaciones en forma de:

  • desarrollo de ictericia obstructiva (si el tumor está localizado en la cabeza del líquido del páncreas);
  • hinchazón de las extremidades inferiores (quistes de presión pi en la vena porta);
  • disuria y otros trastornos del funcionamiento de la MFU (al ejercer presión sobre este sistema).

En raras ocasiones se produce obstrucción intestinal. Dicha desviación se observa en pacientes con grandes quistes pancreáticos que cubren la luz en los asas intestinales.

Diagnósticos

Para la detección de neoplasias quísticas en los tejidos del páncreas, se le da un papel especial a la ecografía. Con su ayuda, se evalúa el estado del páncreas, así como de los órganos vecinos y los tejidos adyacentes.

Para una visualización más detallada y una evaluación completa del funcionamiento del cuerpo del paciente, se llevan a cabo las siguientes medidas de diagnóstico:

  • tomografía computarizada;
  • angiografía;
  • terapia de resonancia magnética;
  • esplenoportografía;
  • laparoscopia diagnóstica o laparotomía;
  • Pruebas de hematocrito y hemoglobina para detectar sangrado oculto.

Sobre la base de los datos obtenidos, se realiza un diagnóstico preciso y se desarrolla una táctica terapéutica efectiva en un caso particular.

¿Cómo tratar un quiste?

La elección del método de tratamiento de una enfermedad depende directamente del tamaño de la neoplasia, su conexión con el conducto biliar y la presencia de complicaciones asociadas. La terapia conservadora es efectiva solo con pequeños tamaños de quistes y la presencia de procesos inflamatorios en los tejidos de la glándula.

La extirpación quirúrgica de los quistes se puede realizar mediante:

  • operación abierta;
  • Acceso por punción percutánea;
  • Cirugía video endoscópica.

Para los quistes pequeños, la decisión se toma sobre el uso de tácticas de observación. En este caso, el paciente debe someterse regularmente a procedimientos de diagnóstico para registrar la progresión del proceso patológico. Si el quiste se agranda o está formado por células malignas, se toman medidas de emergencia para extirparlo.

Terapia de drogas

El tratamiento farmacológico se prescribe para los pequeños quistes pancreáticos. Se utilizan principalmente fármacos espasmolíticos y analgésicos. Al mismo tiempo prescrito significa que eliminar las toxinas del cuerpo. La selección de medicamentos depende de los síntomas de la patología. Debido a esto, los médicos pueden recurrir a la cita:

  1. Antieméticos: Cerucal, Motilium, etc.
  2. Antiespasmódicos: Papaverina, Drotaverina, No-Shpy.
  3. Carminativos: Espumizana, Herbion, etc.
  4. Medicamentos anestésicos: Baralgin, Pentalgin, Analgin y otros.
  5. Medicamentos enzimáticos: pancreatina, festiva, mezim, creon.

En casos graves de la enfermedad, pueden ser necesarios medicamentos antimicrobianos y antipiréticos.

Durante todo el curso del tratamiento, el paciente debe seguir una dieta con la excepción de alimentos dañinos. En su lugar, los alimentos ricos en fibra vegetal deben agregarse a la dieta, ya que contribuyen a la digestión normal.

Operaciones

Para extirpar un quiste PZH, la cirugía se puede realizar de varias maneras, como se describe a continuación.

Laparoscopia

La laparoscopia es un método mínimamente invasivo para el tratamiento quirúrgico de los quistes PJA. Se recurre, como regla, a neoplasias quísticas únicas. El contenido del quiste se pincha y se succiona con una aguja de punción especial.

Cistoenterostomía

Durante este procedimiento quirúrgico, el quiste se abre y se trata con soluciones antibacterianas. Después de eso, las paredes de la cápsula vacía se cosen de tal manera que se forma un conducto para la extracción de jugo gástrico en el tracto gastrointestinal.

Resección, o cirugía abierta.

Durante la resección, el contenido del quiste se extirpa junto con parte del órgano enfermo. Esta es una operación seria, llevada a cabo de acuerdo con estrictas indicaciones con la ineficacia de otras técnicas médicas, incluso quirúrgicas.

Quiste esclerosante

La escleroterapia implica la introducción de quistes de soluciones alcohólicas especiales, por lo que se elimina.

El procedimiento quirúrgico específico es elegido por el médico individualmente para cada paciente. Después de la intervención, el paciente debe someterse periódicamente a una ecografía profiláctica para eliminar el riesgo de recurrencia de la patología.

Poder

De gran importancia es la nutrición durante un quiste PJV diagnosticado. La dieta requiere la exclusión obligatoria de la dieta:

  • alcohol;
  • especias
  • platos picantes;
  • caldo fuerte de cualquier composición;
  • Frijoles, guisantes, frijoles, porque contribuyen a la formación de gases, causando hinchazón y flatulencia;
  • alimentos grasos y carbohidratos, porque el cuerpo, privado de la cantidad requerida de enzimas, simplemente no puede digerirlos adecuadamente;
  • variedades tardías de manzana;
  • peras
  • rábano y rábano;
  • Todas las variedades de repollo.

En su lugar, se recomienda ingresar al menú diario:

  • leche fresca
  • crema agria baja en grasa y queso cottage;
  • mantequilla natural;
  • Productos lácteos fermentados con bajo porcentaje de grasa.
  • quesos duros suaves;
  • diferentes tipos de cereales (cereales y gachas de sémola se pueden utilizar con poca frecuencia);
  • tortillas
  • huevos duros
  • crutones caseros;
  • tostadas
  • pan seco
  • pescado y productos de pescado;
  • ave (pero no productos semiacabados, y solo sin piel);
  • carnes magras - ternera, ternera, cordero;
  • frutas cítricas;
  • Verduras, tratadas térmicamente - horneadas, guisadas, hervidas, al vapor;
  • Verdes frescos (con moderación).

Si sigue todas las recomendaciones con respecto a la nutrición durante la fase de remisión de un quiste pancreático, es posible que la enfermedad no lo recuerde durante mucho tiempo. El equilibrio de la dieta diaria contribuye a una digestión bien coordinada, y esto, a su vez, elimina la necesidad de una intervención quirúrgica.

Prevención

La prevención del quiste pancreático es una dieta adecuada y equilibrada, y mantener un estilo de vida saludable. Además, es necesario someterse regularmente, una vez cada 6 a 12 meses, a un examen médico detallado, a un laboratorio ya un diagnóstico instrumental. Y cuando aparezcan los primeros síntomas de advertencia, no se automedique, sino busque ayuda médica de inmediato.

Pronóstico

El pronóstico de un quiste PZHZH en su mayoría favorable. Después de completar el curso de terapia, una persona puede regresar a sus actividades y pasatiempos anteriores y llevar su estilo de vida habitual. Sin embargo, de vez en cuando debe darle un descanso al cuerpo y hacer ciertos ajustes en la dieta. Y los malos hábitos deben ser completamente abandonados.

Si un paciente con un quiste PZHZH recurrió a la ayuda médica fuera de plazo, el pronóstico empeora significativamente. En este caso, un quiste grande aprieta los órganos y tejidos adyacentes o comienza a malignizarse, es decir, degenerar en un tumor canceroso. En este caso, será mucho más difícil deshacerse de la enfermedad. El paciente necesitará un tratamiento serio y duradero que, sin embargo, no puede garantizar una recuperación completa, incluso si se realizó quirúrgicamente.

Loading...

Deja Tu Comentario