Por qué hay dolor en el hipocondrio derecho.

Muy a menudo, acudiendo a una cita con un terapeuta, las personas se quejan de dolor sordo en el hipocondrio derecho.

El síndrome del "hipocondrio derecho" es un indicador de una gran cantidad de enfermedades diferentes, pero sucede que las molestias en el lado derecho del cuerpo también perturban a las personas sanas.

En esta área se encuentran órganos tan importantes como el riñón, el páncreas, la vesícula biliar, el hígado, el diafragma. Ahora hablaremos sobre lo que puede causar dolor en la espalda, el hipocondrio derecho y en el lado derecho.

Posibles causas de dolor

El dolor en el hipocondrio derecho puede ser el resultado de ciertas enfermedades:

  • vesícula biliar (tal - colelitiasis, colecistitis, estasis biliar);
  • páncreas (tumores y pancreatitis);
  • diafragmas (diafragatitis, tumor, hernia);
  • hígado (como hepatitis y cirrosis);
  • intestino (apendicitis, úlcera duodenal);
  • riñón derecho (pielonefritis, urolitiasis);
  • enfermedad cardíaca (infarto de miocardio, angina de pecho);
  • enfermedades del pulmón derecho (neumonía, pleuritis, cáncer de pulmón);
  • osteocondrosis espinal;
  • tumores de todos los órganos enumerados;
  • lesiones de los órganos enumerados;
  • culebrilla

Si observa las estadísticas, la mayoría de las personas se queja de dolor en el hipocondrio derecho debido a enfermedades de la vesícula biliar.

Dolor en el hipocondrio derecho en frente.

Si duele a la derecha debajo de la costilla en frente, enfermedades de órganos como:

  • hepatitis, cirrosis, estasis biliar;
  • colecistitis aguda o crónica, colelitiasis;
  • pancreatitis, cáncer pancreático;
  • úlcera duodenal y apendicitis;
  • hernia diafragmática;
  • infarto de miocardio o angina de pecho;
  • culebrilla
  • pleuritis, neumonía;
  • Giardiasis, amebiasis, opistorquiasis.

Dolor en el hipocondrio derecho por detrás.

En esta área, las lesiones de las costillas inferiores, los nervios intercostales, el riñón derecho, la glándula suprarrenal, la vena cava inferior suelen doler.

  • urolitiasis;
  • pielonefritis;
  • necrosis de las papilas renales;
  • paranfritis aguda superior;
  • cáncer de riñón;
  • glándula suprarrenal derecha;
  • contusiones de costilla;
  • neuralgia intercostal;
  • osteocondrosis de la columna lumbar;
  • culebrilla
  • trombosis de la vena cava.

En la mayoría de los casos, el dolor en esta área se asocia con una patología del riñón derecho: la pielonefritis (crónica o aguda).

Dolores de espalda en hipocondrio derecho.

Si el dolor se da en la espalda, las razones pueden ser las siguientes:

  1. El hígado está inflamado, con hepatitis viral y otras anomalías en el cuerpo;
  2. Con lesiones del intestino, la vesícula biliar y el lado derecho del diafragma;
  3. Con hernia espinal, osteocondrosis, artrosis de articulaciones intervertebrales;
  4. Con inflamación de la vesícula biliar y disquinesia biliar;
  5. Con pancreatitis, úlceras y otras patologías del páncreas;
  6. Con patología renal, abscesos, úlceras y cálculos renales.

Dolor, dolor sordo en el hipocondrio derecho.

El dolor sordo es un signo frecuente de inflamación crónica. Este tipo de dolor en las siguientes patologías.

  1. Hepatitis aguda y crónica, cirrosis, cáncer de hígado, lesiones parasitarias del lóbulo derecho del hígado.
  2. Pielonefritis, hidronefrosis, nefritis apostemática, tumores renales avanzados.
  3. Colecistitis crónica aguda y no calculosa sin exacerbación, colangitis.
  4. Colitis leve, diverticulosis intestinal.
  5. Tumores de las glándulas suprarrenales.

El dolor constante es característico de los tumores, lesiones metastásicas de los órganos internos, quistes parasitarios del hígado, fracturas de las costillas.

Dolor durante el ejercicio

Muy a menudo, el dolor en el hipocondrio derecho se produce durante el esfuerzo físico (correr, caminar rápido), que puede ser hormigueo o dolor. Como regla general, la causa se produce cuando esta carga se inicia abruptamente y a una velocidad alta.

En consecuencia, con dicha carga, el flujo sanguíneo aumenta, y un gran flujo sanguíneo se dirige al hígado, lo que provoca el estiramiento de su cápsula, y se manifiesta por dolor reflejo.

Colecistitis aguda

La forma más peligrosa de la enfermedad se desarrolla rápidamente, acompañada de síntomas pronunciados:

  • dolor paroxístico severo en la vesícula biliar;
  • deterioro de la salud;
  • náuseas y vómitos repetidos;
  • fiebre
  • falta de apetito
  • Indigestión (estreñimiento, diarrea, aumento de la formación de gases en el intestino).

Colecistitis crónica

El síntoma principal de la colecistitis crónica es el dolor en el hipocondrio derecho, prolongado o episódico, que se irradia a la escápula y al hombro derecho. Puede extenderse a un área bastante amplia del pecho y la espalda. A veces el dolor se acompaña de debilidad, cardialgia, fiebre y otros síntomas.

Fuera de las exacerbaciones, el paciente experimenta de vez en cuando un dolor sordo en la región epigástrica y en el hipocondrio derecho. Durante las exacerbaciones, los síntomas de la colecistitis crónica son similares a los signos de una forma aguda de la enfermedad.

Colelitiasis

Mientras las piedras están en la vesícula biliar, el paciente puede que ni siquiera adivine sobre su enfermedad. Una persona podrá sospechar esta enfermedad solo durante los primeros signos de advertencia: sabor amargo en la boca, malestar en el hipocondrio derecho, acidez estomacal, eructos y náuseas.

Si la piedra de la vesícula biliar entra en los conductos biliares, en este momento hay un ataque de enfermedad de cálculos biliares (cólico biliar).

Pielonefritis aguda

El cuadro clínico de la pielonefritis se caracteriza en casos típicos por tres síntomas principales:

  • aumento de la temperatura hasta 38-40 ° С y escalofríos;
  • trastornos urinarios;
  • dolor de espalda baja.

Otros síntomas comunes son: debilidad, malestar general, pérdida de apetito, náuseas, vómitos, dolor de cabeza, dolor en los músculos y articulaciones, sudoración excesiva.

El dolor en la región lumbar en los primeros días no tiene una localización clara, luego se determina con precisión al nivel del riñón enfermo. El dolor se puede administrar en el hipocondrio, ingle, genitales. Los dolores se agravan con el movimiento, la tos y también por la noche. La micción se hace más frecuente y dolorosa.

Pielonefritis crónica

A pesar de la no especificidad de los síntomas de la enfermedad, se pueden identificar algunos signos de pielonefritis crónica que deben abordarse.

  • aumento irrazonable de la temperatura en la noche a 38 ° C y más,
  • fatiga, debilidad
  • dolores de cabeza frecuentes
  • la sensación de que el lomo está constantemente frío,
  • la aparición de dolor en la región lumbar, especialmente al caminar,
  • Urgencias frecuentes para ir al baño.
  • decoloración de la orina, su opacidad,
  • La aparición del olor inusual en la orina.

El cuadro clínico de la enfermedad depende de la presencia de enfermedades urológicas concomitantes y de su patogenia.

Los síntomas comunes de la hepatitis C

En general, la hepatitis C es una enfermedad asintomática, a menudo diagnosticada por casualidad, cuando las personas son examinadas para detectar otras enfermedades. Por lo tanto, los análisis son importantes en el diagnóstico oportuno.

La mayoría de los otros síntomas se caracterizan por astenia, debilidad, fatiga. Pero estos síntomas son muy inespecíficos (su mera presencia no nos permite hablar sobre la hepatitis C). Con la cirrosis del hígado, puede aparecer ictericia, el abdomen (ascitis) aumenta de volumen, aparecen las arañas vasculares y aumenta la debilidad.

Tratamiento

Si duele del lado derecho debajo de las costillas, el terapeuta generalmente hace una cita con los siguientes especialistas:

  1. Gastroenterólogo;
  2. Enfermedad infecciosa;
  3. Cardiólogo;
  4. Ginecologo
  5. Cirujano
  6. Traumatólogo;
  7. Endocrinologo
  8. Neuropatólogo.

Al no haber establecido un diagnóstico preciso en una institución médica, está prohibido participar en el autotratamiento. Si experimenta dolor agudo, se recomienda llamar a una ambulancia, aplicar un resfriado (si ayuda a aliviar el dolor).

En este caso, no debe tomar analgésicos, para no distorsionar los síntomas clínicos y no dificultar el diagnóstico correcto.

Loading...

Deja Tu Comentario