Hipertensión arterial 1, 2, 3 grados.

La hipertensión es un síndrome de aumento persistente de la presión en las arterias cuando la presión sistólica está por encima de 139 mmHg. Art., Y diastólica superior a 89 mm Hg. Art.

La presión arterial normal de una persona sana se considera en 120 y 80 mm Hg. Art., (Sistólica / diastólica, respectivamente). Hay dos tipos de hipertensión: la hipertensión primaria (esencial) y la hipertensión sintomática (también conocida como secundaria).

Probablemente todas las personas, al menos una vez en su vida, enfrentaron una mayor presión, la experimentaron por sí mismas o se enteraron de él a través de quejas de familiares y amigos. La hipertensión no solo es peligrosa en sí misma, sino que también es un catalizador y la causa de muchas otras enfermedades mucho más peligrosas que rara vez son tan fatales.

Los estudios de científicos han demostrado que los cambios en los indicadores de presión arterial en 10 mm Hg aumentan el riesgo de patologías graves. El corazón, los vasos sanguíneos, el cerebro y los riñones son los más afectados. Son estos órganos los que reciben el golpe, por lo que también se les llama "órganos diana". Cura total de esta enfermedad es imposible, pero la presión arterial puede mantenerse bajo control.

Estadisticas

Aquí hay algunos datos estadísticos:

  1. Se detectó hipertensión arterial en el 20-30% de la población adulta total.
  2. La prevalencia de patología está creciendo de acuerdo con la edad: en los ancianos de 60-65 años, las tasas de incidencia alcanzan el 50-65%.
  3. A la edad de 40 años, la hipertensión arterial es más común entre los hombres, mientras que después de los 40 años se diagnostica con más frecuencia en las mujeres. Esto se debe al efecto protector de los estrógenos, que dejan de desarrollarse activamente durante el período de la menopausia.
  4. En el 90% de los pacientes con hipertensión arterial, no es posible identificar la causa de la patología. Esta forma de la enfermedad se llama esencial, o primaria.
  5. En el 3-4% de los pacientes, el aumento de la presión se explica por problemas con los riñones, en 0.1-0.3%, por patologías endocrinas. El estrés, los factores hemodinámicos, neurológicos y la medicación influyen activamente en el desarrollo de la hipertensión.

Causas del desarrollo

¿Qué es y cuáles son los factores de riesgo? Las causas de la hipertensión son varias. La base de la división de la hipertensión en primaria y secundaria es la etiología de esta enfermedad.

El episodio primario ocurre independientemente en el contexto de ciertos factores de riesgo. Estos incluyen:

  1. La herencia Desafortunadamente, esta es la causa más común de la enfermedad. Es especialmente lamentable que ningún medicamento pueda modificar este factor de riesgo y reducir su efecto en la salud humana.
  2. Paul A menudo, la hipertensión afecta a las mujeres, lo que se explica por los antecedentes hormonales correspondientes.
  3. La edad 55 años para las mujeres y 60 años para los hombres ya se consideran factores de riesgo para el desarrollo de la hipertensión.
  4. La obesidad El peso corporal excesivo afecta el trabajo del corazón y conduce a un rápido agotamiento de las reservas de energía del miocardio (músculo del corazón).
  5. La diabetes
  6. Exposición excesiva al estrés;
  7. Hipodinamia La enfermedad del siglo XXI es una interrupción en el trabajo de varios órganos y sistemas debido a un estilo de vida sedentario.

Los factores de riesgo aumentan la presión arterial gradualmente, lo que lleva al desarrollo de hipertensión.

Clasificación de la presión arterial

Según esta clasificación, adoptada en 1999 por la OMS, los siguientes indicadores se clasifican como AD "estándar":

  1. Óptimo - menos de 120/80 mm Hg. Art.
  2. Normal - menos de 130/85 mm Hg.
  3. Normal elevado - 130-139 / 85-89 mm Hg

Y los indicadores de hipertensión arterial se clasifican por grados:

  • 1 grado (hipertensión leve) - 140-159 / 90-99 mm Hg
  • 2 grados (hipertensión moderada) - 160-179 / 100-109 mm Hg
  • Grado 3 (hipertensión grave): 180 y más alto / 110 y más alto
  • Hipertensión límite - 140-149 / 90 y por debajo. (Implica un aumento episódico de la presión arterial seguido de su normalización espontánea).
  • Hipertensión sistólica aislada - 140 y más / 90 y menos. (La presión arterial sistólica aumenta, pero la presión arterial diastólica permanece normal).

Clasificación de enfermedades

Durante el examen de diagnóstico es muy difícil determinar el lugar de concentración de los factores patológicos que causan un aumento de la presión. La patogenia también tiene diferencias en vista de los tipos de enfermedad. Existe la siguiente clasificación de hipertensión arterial:

  1. Hipertensión arterial esencial pulmonar: se considera uno de los tipos de hipertensión arterial, que rara vez se presenta, pero representa un gran peligro para la vida humana. Determinar esta dolencia por los síntomas es muy difícil y aún más difícil de tratar. La hipertensión arterial pulmonar se forma debido a la mayor resistencia de los vasos pulmonares y, como resultado, un flujo sanguíneo insuficiente.
  2. Maligno Los síntomas de tal hipertensión se presentan en forma de presión arterial alta al nivel de 220/130. Hay un cambio radical en el fondo del ojo y el edema del disco del nervio ocular. Si el diagnóstico se realizó a tiempo, curar este tipo de hipertensión es real.
  3. Hipertensión arterial renovascular. Las razones para la formación de este tipo de enfermedad son la presencia de patologías como vasculitis, aterosclerosis vascular y tumores malignos en los riñones. La patogenia de la enfermedad se reduce a la formación de presión característica, que puede representarse en una presión arterial sistólica normal y diastólica elevada.
  4. Hipertensión arterial lábil. Este tipo de enfermedad se caracteriza por la normalización periódica de la presión. Los pacientes que sufren de esta forma de hipertensión arterial no se llaman enfermos, ya que esta condición no es una patología. En algunos casos, durante un período de tiempo, la presión arterial vuelve a la normalidad.

Hipertensión arterial 1, 2, 3 grados.

Para determinar el grado de hipertensión arterial, es necesario establecer valores normales de presión arterial. En personas mayores de 18 años, una presión que no exceda los 130/85 mm Hg se considera normal. St ... La presión 135-140 / 85-90 es el límite entre la norma y la patología.

Según el nivel de aumento de la presión arterial, se distinguen las siguientes etapas de la hipertensión arterial:

  1. Luz (140-160 / 90-100 mm Hg. Art.): La presión aumenta bajo la influencia del estrés y el esfuerzo físico, después de lo cual vuelve lentamente a los valores normales.
  2. Moderada (160-180 / 100-110 mm Hg): la PA fluctúa a lo largo del día; No se observan signos de daño a los órganos internos y al sistema nervioso central. Las crisis hipertensivas son raras y leves.
  3. Pesado (180-210 / 110-120 mm Hg. Art.). Las crisis hipertensivas son características de esta etapa. Cuando se realiza un examen médico de pacientes, se observa isquemia cerebral transitoria, hipertrofia ventricular izquierda, aumento de creatinina sérica, microalbuminuria, estrechamiento de las arterias retinianas de la retina.
  4. Extremadamente pesado (más de 210/120 mmHg). Las crisis hipertensivas ocurren con frecuencia y son difíciles. El daño grave a los tejidos conduce a la disfunción de los órganos (insuficiencia renal crónica, nefroangioesclerosis, aneurisma de disección de los vasos sanguíneos, edema y hemorragia del nervio óptico, trombosis cerebral, insuficiencia cardíaca del ventrículo izquierdo, encefalopatía hipertensiva).

El curso de la hipertensión arterial puede ser benigno o maligno. La forma maligna se caracteriza por la rápida progresión de los síntomas, la adición de complicaciones graves de los sistemas cardiovascular y nervioso.

Primeras señales

Vamos a hablar de los síntomas comunes de la hipertensión. Muchos muy a menudo justifican su indisposición con la fatiga, y el cuerpo ya está dando todas las señales para que las personas finalmente presten atención a su salud. Día tras día, al destruir sistemáticamente el cuerpo humano, la hipertensión conduce a complicaciones graves y consecuencias graves. Un ataque cardíaco repentino o un ataque cerebral inesperado es, por desgracia, un patrón triste. La hipertensión arterial no diagnosticada puede "matar silenciosamente" a una persona.

Los números de abajo te hacen preguntarte. Para las personas con presión arterial alta:

  • Las lesiones vasculares de las piernas ocurren 2 veces más a menudo.
  • La cardiopatía isquémica se desarrolla 4 veces más a menudo.
  • Los accidentes cerebrovasculares se producen 7 veces más a menudo.

Por eso es muy importante visitar a un médico si está preocupado:

  1. Dolores de cabeza frecuentes;
  2. Mareos
  3. Sensaciones pulsantes en la cabeza;
  4. "Moscas" en los ojos y ruidos en los oídos;
  5. Taquicardia (palpitaciones del corazón);
  6. Dolor en el corazón;
  7. Náuseas y debilidad;
  8. Hinchazón de las extremidades e hinchazón de la cara por la mañana;
  9. Adormecimiento de las extremidades;
  10. Ansiedad inexplicable;
  11. Irritabilidad, testarudez, tirar de un extremo a otro.

Por cierto, con respecto al último punto, la hipertensión, de hecho, deja una huella en la psique humana. Incluso hay un término médico especial "naturaleza hipertensiva", por lo que si una persona se vuelve difícil de comunicar repentinamente, no intente cambiarlo para mejor. La razón radica en la enfermedad que necesita ser tratada.

Debe recordarse que la hipertensión, a la que no se le presta la atención debida, puede hacer que la vida sea mucho más corta.

Síntomas de hipertensión arterial.

El curso clínico de la hipertensión arterial es variado y está determinado no solo por el nivel de aumento de la presión arterial, sino también por qué órganos diana participan en el proceso patológico.

Para la etapa temprana de la hipertensión, los trastornos del sistema nervioso son característicos:

  • cefaleas transitorias, con mayor frecuencia localizadas en la región occipital;
  • mareo
  • sensación de pulsación de los vasos sanguíneos en la cabeza;
  • tinnitus;
  • trastornos del sueño;
  • náusea
  • latido del corazón
  • Fatiga, letargo, sensación de debilidad.

Con la progresión adicional de la enfermedad, además de los síntomas anteriores, se asocia la dificultad para respirar, que se produce durante la actividad física (subir escaleras, trotar o caminar).

Aumento de la presión arterial superior a 150-160 / 90-100 mm Hg. Art. Se manifiesta por las siguientes características:

  • dolor sordo en el corazón;
  • entumecimiento de los dedos;
  • temblor muscular, como escalofríos;
  • enrojecimiento de la cara;
  • sudoración excesiva

Si la hipertensión arterial se acompaña de retención de líquidos en el cuerpo, entonces la hinchazón de los párpados y la cara, la hinchazón de los dedos se suma a estos síntomas.

En el contexto de la hipertensión arterial, se produce un espasmo de las arterias de la retina en los pacientes, que se acompaña de un deterioro de la visión, la aparición de manchas en forma de rayos, moscas delante de los ojos. Con un aumento significativo de la presión arterial, puede producirse una hemorragia retiniana, lo que resulta en ceguera.

¿Cuándo visitar a un médico?

Es muy importante hacer una cita con un médico si le preocupa este síntoma:

  • dolores de cabeza frecuentes;
  • mareo
  • Sensaciones palpitantes en la cabeza;
  • "moscas" en los ojos y tinnitus;
  • taquicardia (palpitaciones del corazón);
  • dolor en el corazon
  • náusea y debilidad;
  • hinchazón de las extremidades e hinchazón de la cara por la mañana;
  • entumecimiento de las extremidades;
  • ansiedad inexplicable;
  • Irritabilidad, testarudez, tirar de un extremo a otro.

Debe recordarse que la hipertensión, a la que no se le presta la atención debida, puede hacer que la vida sea mucho más corta.

Hipertensión arterial grado 3 riesgo 3: ¿qué es?

Al formular el diagnóstico, además del grado de hipertensión, también se indica el grado de riesgo. Bajo el riesgo en esta situación se refiere a la probabilidad de enfermedades cardiovasculares en el paciente dentro de 10 años. Al evaluar el grado de riesgo, se tienen en cuenta muchos factores: la edad y el sexo del paciente, la herencia, el estilo de vida, la presencia de comorbilidades y el estado de los órganos diana.

Los pacientes con hipertensión arterial se dividen en cuatro grupos de riesgo principales:

  1. Las posibilidades de desarrollar enfermedad cardiovascular es inferior al 15%.
  2. La incidencia de la enfermedad para estos pacientes es del 15-20%.
  3. La frecuencia de desarrollo alcanza el 20-30%.
  4. El riesgo en este grupo de pacientes es superior al 30%.

Los pacientes diagnosticados con hipertensión arterial de grado 3 pertenecen a 3 o 4 grupos de riesgo, ya que esta etapa de la enfermedad se caracteriza por daños en los órganos internos del objetivo. Grupo 4 también se llama un grupo de muy alto riesgo.

Esto dicta la necesidad de un diagnóstico de hipertensión grado 3 riesgo 4 con urgencia realizar un tratamiento intensivo. Esto significa que para los pacientes con los grupos de riesgo 1 y 2, la monitorización del paciente y el uso de métodos de tratamiento no farmacológicos son aceptables, los pacientes con los grupos de riesgo 3 y 4 requieren la prescripción inmediata de tratamiento antihipertensivo inmediatamente después del diagnóstico.

Hipertensión arterial grado 2 riesgo 2: ¿qué es?

Con el grado 2, los factores de riesgo pueden estar ausentes o solo estarán disponibles uno o dos signos similares. En riesgo 2, la probabilidad de un cambio irreversible en los órganos después de 10 años, cargado de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares, es del 20%.

En consecuencia, el diagnóstico de “hipertensión arterial de 2 grados, riesgo 2” se realiza cuando esta presión se mantiene durante mucho tiempo, no hay trastornos endocrinos, pero uno o dos órganos internos diana ya han comenzado a sufrir cambios, han aparecido placas ateroscleróticas.

Prevención

Se deben tomar medidas profilácticas para reducir el riesgo de hipertensión. Básicamente es:

  1. Prevenir los malos hábitos: beber alcohol, drogas, fumar, comer en exceso.
  2. Estilo de vida activo. Endurecimiento Ejercicios físicos de dosificación (patines, esquís, natación, trotar, andar en bicicleta, caminar, ritmo, bailar). Para los niños de 5 a 18 años de edad, la tasa de actividad física es de 7 a 12 horas por semana, para las niñas de 4 a 9 horas.
  3. Nutrición racional, previniendo el sobrepeso. Limitar el consumo de sal.
  4. Mayor resistencia al estrés, un clima psicológico favorable en la familia.
  5. Medición obligatoria de la presión arterial en diferentes periodos de la vida.

Diagnóstico de la hipertensión arterial.

Al recolectar la anamnesis, se especifican la duración de la hipertensión arterial y las cifras más altas de presión arterial, que se registraron previamente; cualquier indicio de la presencia o manifestación de PVA, HF u otras comorbilidades (por ejemplo, accidente cerebrovascular, insuficiencia renal, enfermedad arterial periférica, dislipidemia, diabetes mellitus, gota) y antecedentes familiares de estas enfermedades.

La historia de la vida incluye el nivel de actividad física, fumar, alcohol y estimulantes (recetados por un médico y tomados de forma independiente). La nutrición se especifica en términos de la cantidad de sal consumida y estimulantes (por ejemplo, té, café).

Los principales objetivos del diagnóstico de este proceso patológico es la determinación de un grado estable y elevado de presión arterial, la eliminación o detección de hipertensión sintomática y la evaluación del riesgo general.

Es necesario:

  • realizar un análisis bioquímico para determinar la concentración de glucosa, creatinina, iones de potasio y colesterol.
  • Asegúrate de pasar por el ECG, echo cg.
  • someterse a ultrasonido renal.
  • Revisar arterias renales, vasos periféricos.
  • Explorar el fondo del ojo.

También un importante método de diagnóstico para el examen es el monitoreo de la presión a lo largo del día, que proporciona la información necesaria sobre los mecanismos de regulación cardiovascular con variabilidad diaria de la presión arterial, hipertensión o hipotensión nocturna y la uniformidad del efecto antihipertensivo de los fármacos.

Tratamiento de la hipertensión.

En el caso de la hipertensión arterial, el tratamiento debe comenzar cambiando su estilo de vida y la terapia sin medicamentos. (La excepción es el síndrome de hipertensión secundaria. En tales casos, también se prescribe el tratamiento de la enfermedad, cuyo síntoma es la hipertensión).

El régimen de tratamiento incluye nutrición terapéutica (con una ingesta limitada de líquidos y sal de mesa, con obesidad, con calorías diarias limitadas); restricción de la ingesta de alcohol, abandono del hábito de fumar, adherencia al trabajo y descanso, fisioterapia, fisioterapia (electrodeposición, electroforesis medicinal, coníferas cálidas o frescas, radón, carbónico, baños hidrosulfúricos, ducha circular y de abanico, etc.).

Las recomendaciones incluyen el ejercicio regular al aire libre, al menos 30 minutos al día, 3-5 veces a la semana; Pérdida de peso para lograr un IMC de 18.5 a 24.9; una dieta de alta presión rica en frutas, verduras, alimentos bajos en grasa con una cantidad reducida de grasa saturada y total; La ingesta de sodio.

Tratamiento de drogas

De acuerdo con las recomendaciones de la Asociación de Cardiólogos de Moscú, es necesario tratar la hipertensión con medicamentos en los siguientes casos:

  1. Con un aumento de la presión arterial hasta 160/100 mm Hg. Art. y arriba;
  2. Cuando la presión arterial es inferior a 160/100 mm Hg. Art. en caso de ineficacia del tratamiento no farmacológico;
  3. Con la participación de órganos diana (hipertrofia ventricular izquierda del corazón, cambios en el fondo del ojo, cambios en los sedimentos urinarios y / o un aumento en los niveles de creatinina en la sangre);
  4. Si existen dos o más factores de riesgo para la enfermedad coronaria (dislipidemia, tabaquismo, etc.).

Los siguientes grupos de medicamentos pueden usarse para el tratamiento:

  1. Diuréticos (diuréticos);
  2. Bloqueadores alfa;
  3. Betabloqueantes;
  4. Inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ECA);
  5. Antagonistas de la angiotensina II;
  6. Antagonistas del calcio;

La elección de un agente particular para el tratamiento de la hipertensión depende del grado de aumento de la presión arterial y del riesgo de desarrollar enfermedad arterial coronaria, así como de la edad, el sexo, las enfermedades asociadas y las características individuales del paciente.

Diuréticos (diuréticos)

Los diuréticos recomendados para la hipertensión incluyen:

  • Hipotiazida;
  • Indapamida;
  • Retardante de indapamida;
  • Xipamida;
  • Triamteren.

Estos medicamentos han demostrado ser medicamentos altamente efectivos que tienen un efecto positivo en el sistema cardiovascular y son fácilmente tolerados por los pacientes. La mayoría de las veces, es con ellos que la hipertensión comienza a tratarse, siempre que no haya contraindicaciones en forma de diabetes mellitus y gota.

Aumentan la cantidad de orina excretada por el cuerpo, que elimina el exceso de agua y sodio. Los diuréticos a menudo se prescriben en combinación con otros medicamentos que reducen la presión arterial.

Bloqueadores de canales de calcio

A través del bloqueo, la entrada de calcio en el sarcoplasma de miocitos lisos de los vasos sanguíneos previene el vasoespasmo, debido a lo cual se logra el efecto hipotensor. También afectan los vasos del cerebro y, por lo tanto, se usan para prevenir trastornos de la circulación cerebral. También son los fármacos de elección para el asma bronquial, combinados con hipertensión arterial. Los efectos secundarios más frecuentes son dolor de cabeza e hinchazón de las piernas.

Preparaciones de dihidropiridina:

  • Nifedipina;
  • Amlodipina, s-amlodipina;
  • Felodipina;
  • Nimodipina;
  • Lercanidipina;
  • Lacidipina;
  • Ryodipine.

Preparaciones sin dihidropiridina:

  • Diltiazem;
  • Verapamilo: disminuye la frecuencia cardíaca y, por lo tanto, no se recomienda su uso con bloqueadores beta.

Inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ECA)

  • Captopril;
  • Perindopril;
  • Ramipril;
  • Trandolapril;
  • Fozinopril;
  • Enalapril

Estos medicamentos tienen un alto grado de eficacia. Son bien tolerados por los pacientes. Los inhibidores de la ECA previenen la formación de angiotensina II, una hormona que causa la vasoconstricción. Debido a esto, los vasos sanguíneos periféricos se expanden, el corazón se vuelve más ligero y la presión arterial disminuye. Cuando se toman estos medicamentos, se reduce el riesgo de nefropatía en el contexto de la diabetes mellitus, los cambios morfofuncionales y la muerte en personas con insuficiencia cardíaca.

Antagonistas de la angiotensina II

  • Valsartán;
  • Irbesartán;
  • Candesartán;
  • Losartan.

Este grupo de fármacos está dirigido a bloquear la angiotensina II mencionada anteriormente. Se prescriben en los casos en que es imposible tratar con un inhibidor de la enzima convertidora de angiotensina, porque los medicamentos tienen características similares. También neutralizan el efecto de la angiotensina II en los vasos sanguíneos, promueven su expansión y disminuyen la presión arterial. Vale la pena señalar que estos medicamentos en algunos casos superan la eficacia de los inhibidores de la ECA.

Antagonistas del calcio

  • Verapamilo
  • Diltiazem;
  • Nifedipina;
  • Norvask;
  • Plendil.

Todas las drogas en este grupo expanden los vasos, aumentando su diámetro, previenen el desarrollo de un derrame cerebral. Son muy efectivos y fácilmente tolerados por los pacientes. Tienen una amplia gama de propiedades positivas con una pequeña lista de contraindicaciones, lo que hace posible su uso activo en el tratamiento de la hipertensión en pacientes de diferentes categorías clínicas y grupos de edad. En el tratamiento de la hipertensión, los antagonistas del calcio son más demandados en la terapia de combinación.

Preparaciones combinadas

Las combinaciones de dos medicamentos antihipertensivos se dividen en racionales (probados), posibles e irracionales. Combinaciones racionales: IAPF + diurético, ARB + ​​diurético, ACC + diurético, ARB + ​​ACC, IAPP + ACC, β-AB + diurético. Existen combinaciones fijas (en una tableta) en forma de formas de dosificación listas para usar que tienen una facilidad de uso significativa y aumentan la adherencia del paciente al tratamiento:

  • Inhibidor de la ECA diurético (Noliprel A, Korenitek, Enap N, Fozikard N, Berlipril plus, Rami Hexal compositum, Liprasid, Enalozide, Co-Dyroton)
  • Inhibidor de la ECA + Antagonista del calcio (Ecuador, Gipril A, Prestanz, Rami-Azomeks)
  • ARB + ​​diurético (Gizaar, Lozarel Plus, Co-Diovan, Lozap +, Walz (Vazar) H, Diocor, Mikardis plus)
  • Antagonista de calcio ARA + (Amzaar, Exforge, Lo-Azomex)
  • Antagonista del calcio (dihidropiridina) + β-AB (Beta-Azomex)
  • Antagonista del calcio (no dihidropiridina) + inhibidor de la ECA (Tarka)
  • Antagonista del calcio (dihidropiridina) + diurético (Azomex N)
  • β-AB + diurético (Lodoz)

Uno de los más utilizados es la combinación de inhibidores de la ECA y diuréticos. Indicaciones para el uso de esta combinación: nefropatía diabética y no diabética, microalbuminuria, hipertrofia ventricular izquierda, diabetes mellitus, síndrome metabólico, edad avanzada, hipertensión sistólica aislada.

Metodos invasivos

También se llevan a cabo estudios sobre el tratamiento mínimamente invasivo con denervación simpática renal parcial que es resistente a la terapia convencional sin medicamentos y con al menos tres medicamentos antihipertensivos, uno de los cuales es un diurético, con una presión arterial sistólica en condiciones de tratamiento de al menos 160 mmHg, incluyendo maligna, hipertensión arterial36. Dicha intervención será suficiente para que se realice una sola vez, y el paciente, con el tiempo, ya no necesitará un programa estricto de medicación diaria en estos pacientes, cambiando a un tratamiento con ellos.

Es posible que las interrupciones en la administración de medicamentos en el futuro permitan concebir y llevar a cabo a un niño sin afectar al feto mediante terapia antihipertensiva. No quedan objetos extraños en el cuerpo humano. Toda la manipulación se realiza mediante el método endovascular utilizando un catéter especial insertado en las arterias renales. Se seleccionó un grupo de 530 personas para estudiar los efectos a largo plazo de dicha denervación en los Estados Unidos. Según 2,000 cirugías fuera de los Estados Unidos, durante dos años, el 84% de los pacientes lograron una disminución de la presión sistólica de no menos de 30 mmHg y presión diastólica - no menos de 12 mm Hg.

A su debido tiempo, F. I. Inozemtsev propuso un tratamiento similar para la hipertensión arterial y la mayoría de las otras enfermedades de los órganos viscerales, pero en su momento no había medicamentos necesarios y procedimientos mínimamente invasivos. Se ha demostrado la efectividad del tratamiento con este método de hipertensión arterial resistente en pacientes con insuficiencia renal crónica grave y moderada37. A falta de efectos peligrosos a largo plazo en pacientes con hipertensión arterial resistente, se planea utilizar ampliamente este método específicamente para el tratamiento de muchas otras enfermedades y la hipertensión arterial resistente, especialmente maligna, es poco probable que se use ampliamente para el tratamiento de la hipertensión arterial resistente a los fármacos habitual.

El tratamiento invasivo y antes de este estudio se usó ampliamente de acuerdo con las indicaciones en el tratamiento de enfermedades manifestadas por hipertensión secundaria y componentes sintomáticos de la hipertensión. Por ejemplo, se utiliza en el tratamiento de la tortuosidad patológica de las arterias (torcedura y enrollamiento), que puede ser congénita, se produce con una combinación de aterosclerosis e hipertensión arterial, es una consecuencia de la hipertensión arterial y contribuye a su fortalecimiento y progresión. La mayoría de las veces se localiza en la arteria carótida interna, por lo general, antes de entrar en el cráneo.

Además, pueden verse afectadas las arterias vertebrales, subclavias y el tronco braquiocefálico. En las arterias de las extremidades inferiores, este tipo de trastornos circulatorios es mucho menos común y tiene menos importancia clínica que en los vasos braquiocefálicos. El tratamiento invasivo para la tortuosidad patológica, que puede ocurrir en casi un tercio de las personas y no siempre es la causa de la hipertensión, consiste en la resección del segmento afectado seguido de una anastomosis directa de extremo a extremo.

Consecuencias

La hipertensión es un peligro en términos de la probabilidad de complicaciones graves. Muchas personas no se dan cuenta de que con los síntomas de hipertensión pueden estar ausentes por mucho tiempo, y los signos de desviación aparecen solo cuando la enfermedad ha afectado los órganos vitales.

Trastornos vasculares:

  • un aumento en el tamaño del corazón;
  • ataques de angina;
  • trastornos progresivos del corazón;
  • ataque al corazon
  • claudicación intermitente;
  • Estratificando el aneurisma aórtico.

Cambios patológicos en los riñones:

  • signos de insuficiencia renal;
  • nefroesclerosis

Trastornos del cerebro:

  • función visual reducida;
  • trastornos neurológicos;
  • accidente cerebrovascular
  • ataque isquémico transitorio;
  • encefalopatía discirculatoria.

Los cambios descritos a menudo son irreversibles, y el tratamiento adicional está dirigido a mantener la vida del paciente. Sin una terapia adecuada, la presión arterial alta puede tener consecuencias fatales.

Pronóstico

El pronóstico de la hipertensión arterial está determinado por la naturaleza del curso (maligno o benigno) y la etapa de la enfermedad. Los factores que empeoran el pronóstico son:

  • progresión rápida de los signos de daño a los órganos diana;
  • Hipertensión en estadios III y IV;
  • Daño severo a los vasos sanguíneos.

El curso extremadamente desfavorable de la hipertensión arterial se observa en los jóvenes. Tienen un alto riesgo de accidente cerebrovascular, infarto de miocardio, insuficiencia cardíaca, muerte súbita.

Con el inicio temprano del tratamiento de hipertensión arterial y con el paciente siguiendo atentamente todas las recomendaciones del médico que lo atiende, es posible disminuir la progresión de la enfermedad, mejorar la calidad de vida de los pacientes y, en ocasiones, lograr una remisión a largo plazo.

Loading...

Deja Tu Comentario